Los proyectos anteriores

El autobús

Proyecto Autobús

Uno de los principales proyectos de MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú (en el Valle Sagrado) fue el proyecto del autobús, que ofrecía servicio de transporte escolar a un grupo de 12 niños con necesidades especiales, hasta Junio de 2015. Estos niños, de Ollantaytambo y sus alrededores, iban a estudiar a la escuela Arco Iris en Urubamba. Para estos niños, Arco Iris era su única opción educativa. La escuela no sólo ofrecía a los niños una formación de aptitudes básicas para la vida si no también les animaba a darse cuenta de lo mucho que eran capaces de hacer, además les daba acceso todos los días a un trabajador social, un psicólogo y un almuerzo caliente. Es asombroso ver el impacto que la escuela tuvo en cada niño.

 Samantha

Los niños vivían en una distancia alrededor de 40- minutos en auto desde la escuela, por lo que muy a menudo era imposible para sus padres llevarlos todos los días (asumiendo que dichos padres valoraban la educación de sus hijos).

Algunos niños iban en sillas de ruedas, el más pequeño de los niños tenía 3 años y nació con Síndrome de Down, con lo que necesitaba que un voluntario lo acompañase todos los días a la escuela. Nuestro autobús por lo tanto recogía a cada niño en su casa o cerca de ella, y los devuelvía en el mismo punto al final del día.

Por lo tanto, el transporte fue un gran desafío diario, pero MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú, logró superarlo cada día con la ayuda de los voluntarios, consiguiendo un gran impacto en la vida de estos niños porque les permitió acceder a la educación básica.


Con el tiempo el proyecto evolucionó hasta ser mucho más que un simple autobús escolar. Gracias a este servicio MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú ayudó como enlace entre la escuela y las familias, facilitando la comunicación sobre horarios y otras cuestiones que se planteaban en la escuela. Nuestro paciente y divertido conductor Rubén, a veces hacía de cada viaje una gran aventura al tener que hacer frente junto a los niños el cierre de carreteras, casas cerradas y cualquier otro inconveniente que se le ponía de por medio.

En esta tarea diaria, los voluntarios nos ayudaron enormemente al hacer posible el proyecto, pues se neceritó de su presencia cada día para asegurar que los niños subían al autobús, y para que cada niño volviera a casa con su familia al final del día. Con 11 niños que necesitaban ayuda en el autobús, era necesario de alguien que mantuviera el orden y de la seguridad de los niños durante el transporte. MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú depende de los voluntarios para el correcto funcionamiento de los proyectos. Por ello, ellos fueron una parte fundamental para el éxito del proyecto del autobus.

El proyecto del autobús se financió a través de donaciones privadas y de la Municipalidad de Ollantaytambo, permitiendo que este proyecto fuera más sostenible al aceptar costear la mitad del gasto. Sin embargo, a veces los pagos no llegaban a tiempo, por lo que MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú a menudo participó más en el pago del autobús por medio de actividades locales para recaudar dinero.

Este proyecto se llevó a cabo hasta el primer semestre de 2015, fecha en la que fue traspasado a otra organización que se comprometió a seguir apoyando a algunos de los niños con los que MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú vino trabajando desde 2011.

El proyecto Milagro

En 2011, MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú encontró padrinos para 16 niños que viven en El Milagro, Trujillo. Con la ayuda financiera de estos padrinos, MiPequeñaAyuda Perú pudo darles la oportunidad de una educación adecuada, además de proporcionar formación profesional a las 6 madres.

Cuando MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú conoció a los niños en El Milagro, ninguno de ellos estaba yendo a la escuela y sus madres (todas solteras, a excepción de una) no podían pagar la matrícula (cuota de entrada de la escuela), libros ni uniformes escolares, etc.  Los niños que MiPequeñaAyudaPerú estuvo ayudando en El Milagro vivían en la extrema pobreza en casas sin agua potable y muchos de ellos trabajaban con sus madres en rellenos sanitarios. La representante de MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perúescolar en Trujillo, Deisy Baltodano, fue la encargada de acompañar a los niños y sus madres para inscribirlos al inicio del año escolar en marzo de 2011, así los niños fueron matriculados en 6 escuelas diferentes en el Milagro de acuerdo a sus necesidades individuales.

La representante de MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú en Trujillo proporcionó información adicional a todos los niños del proyecto durante todo el año para asegurarse que no tuvieran que repetir el año escolar. 14 de los 16 niños aprobaron perfectamente el año escolar y pasaron al siguiente grado en marzo de 2012.

Uno de los niños (Marco) no pudo asistir a la escuela durante los primeros 6 meses, ya que su pierna se quemó en un accidente jugando con otro niño. Gracias a MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú Marco pudo ir a un hospital de Trujillo y se le sometió a una operación en Lima. Los médicos informaron a la madre de Marco que su pierna se había infectado, pero gracias a la rápida reacción de MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú, se pudo salvar la  pierna, que de otra manera hubiera tenido que ser amputada.  Luego de ello, Marco logtó caminar, además gracias a las clases adicionales de Deisy, aprobó el año escolar a pesar de no asistir a clases durante los 6 meses de la recuperación.

Deisy también dio clases a 4 de las 6 madres que eran analfabetas. Todas ellas aprendieron y mejoraron en la lectura, escritura e incluso en las matemáticas.

En 2011 MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú trabajó junto con las madres de 16 niños para ayudarles a solicitar sus documentos y asegurar que cada niño obtuviese su correspondiente certificado de nacimiento, documento nacional de identidad y la seguridad social para poder acceder a la atención médica gratuita provista por el Estado Peruano.

En el 2012 MiPequeñaAyuda – MySmallHelp Perú enseñó a las madres como coser ropa y hacer cuadernos de hojas recicladas y cajas. Todas las madres participaron en dichos talleres y el dinero que pudieron recaudar con la venta de los productos, les permitió pagar la educación de sus hijos.

Este proyecto se llevo a cabo hasta fines del año 2014.